¿El tipo de compra que se hace influye en la alimentación que se sigue?

Varios factores influyen en el momento de hacer la compra, desde la ropa que llevo puesta (siendo el reflejo de un estado de ánimo) hasta la colocación del producto con oferta.

Desde el punto de vista psicológico, el estado de ánimo influye directamente en la compra. Un ejemplo: tras un día de trabajo duro recibes una llamada con la que te llega una muy buena noticia. Tu ánimo cambia, has pasado de estar cansado a estar content@, incluso eufórico. Mala ocasión para hacer la compra, pues comprarás guiad@ por tus impulsos y no por necesidades. Estudios demuestran que estos impulsos vienen acompañados de productos alimentarios de alta densidad calórica y bajo valor nutricional.

Desde el punto de vista nutricional, nos tenemos que fijar en el etiquetado de los alimentos: es primordial leerlo y saber traducirlo. No hay que dejarse engañar por “palabras maquillaje” que lo único que consiguen es confundir al consumidor. Estos son los puntos más importantes que hay que examinar en la etiqueta nutricional:

  • Grasas: es de gran importancia elegir productos que nos aporten una cantidad de grasa inferior, sin necesidad de ser light (a excepción de los regímenes). Un exceso de grasa conlleva un aumento de peso que puede llegar a ser obesidad y desencadenar una diabetes tipo II o síndrome metabólico.
  • Sodio: este mineral contribuye a elevar la tensión arterial. Una dieta baja en sodio desde la infancia puede prevenir una hipertensión arterial de adulto. Existen sales hiposódicas (sin sodio), o incluso sales acompañadas de hierbas aromáticas que aportarán sabor al alimento sin perjudicar la salud del consumidor.
  • Azúcar: al igual que las grasas, un exceso de azúcares produce un aumento de peso que puede poner en peligro la salud del individuo. Conviene destacar que los azúcares simples son los principales “culpables’’.
  • Calcio, hierro, ácido fólico, vitamina D…: no dejan de ser importantes, pero su interés depende de la situación de cada persona (refuerzo óseo, anemia, embarazo, fijación del calcio…).

Mi consejo es: prepara una lista de la compra con antelación, así nada te hará cambiar de opinión en el último momento. Además tómate el tiempo necesario para observar los diferentes productos y ser capaz de elegir aquel que se adecúe más a lo que buscas.

Comer sano no es caro.Foto marzo¡Disfruta!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies