Alimentación como acto social

¡Mañana comemos juntos para celebrarlo!

Es común hacer encuentros familiares o de amigos en torno a una mesa con platos llenos de comida. En Navidad, cumpleaños, una boda… ¿Qué está ocurriendo? Relacionamos las celebraciones con comida, y esto tiene su origen hace miles y miles de años. Cuando la comida era un manjar tras meses duros de caza y trabajo o solo disponible para unas clases sociales.

En el siglo XXI, ¿seguimos dando a la comida el mismo valor que antes? Es curioso porque ahora tenemos más facilidad para conseguir comida y llenar la mesa con ella, y aún así, se lo seguimos dando por igual.

alimentación social nutrición sarai alonso online

¿Te imaginas celebrar los cumpleaños o el fin de Año con un paseo por el campo o una tarde entera bailando en lugar de con comida? Es muy probable que llevemos un tupper de picoteo para acabar el día o alguna bebida para brindar… si no, ¡lo echaríamos de menos! La alimentación es un acto social y no lo podemos cambiar. Lo que sí podemos hacer es que esa comida que acompaña los encuentros sea lo más saludable posible y nos permita tener «el control» de la situación.

Entonces, ¿qué puedo comer cuando salgo fuera a celebrar?

Lee detenidamente la carta y selecciona aquellos platos que más te gusten. ¿Tienen salsas, están fritos o son dulces? Pídelo, es una recomendación de tu nutricionista. Ahora te preguntarás ¿cómo puede ser? ¿por qué? ¡Siempre me han prohibido esos platos! Antes de seguir te invito a que reflexiones: ¿qué ocurriría si un día estás comiendo fuera con tu pareja, celebrando que vais a ser papás, y de postre hay tarta de queso? Llevas meses sin tomarla y en ese sitio las hacen muy buenas: ¿qué harías?

  • Opción 1: Piensas en todo el azúcar y grasa que lleva. No lo pides y optas con desgana por la fruta mientras observas cómo tu pareja se come una porción de tu tarta favorita.Te arrepientes. Llegas a casa pensando en lo rica que debía estar y, para calmar esos pensamientos, te comes un trozo de chocolate junto con unas galletas de mantequilla.
  • Opción 2: Paras el tiempo durante unos segundos y piensas ¿qué puedo hacer para disfrutar la tarta sin que me afecte? Finalmente decides compartir postre con tu pareja, tanto la tarta como la fruta. ¡Es casera, qué delicia! Llegas a casa contenta y satisfecha por cómo has gestionado la situación.

En el Método Sarai Alonso trabajamos en conjunto con el paciente para que tenga el control en todas las situaciones y más aún cuando la alimentación se convierte en un acto social.

Queremos que disfrutes de ese momento porque tú has decidido comértelo tras parar unos segundos a pensarlo, y vas a disfrutar de su sabor, el cariño de quien las hizo, la compañía… etc. Es preferible vivir la sensación placentera controlada que te aporta ese alimento «menos saludable» a que te genere ansiedad por no haberlo comido y se convierta en un pensamiento repetitivo.

En el caso de que seas tú quien cocina para una celebración, no queremos que te sientas obligad@ a buscar la receta ideal, sin azúcar, sin grasas… porque la consecuencia será que, al ver el plato como «supersaludable», en lugar de comerte una pieza, te comerás cuatro.

¡Vive y siente tu alimentación de forma consciente!

Actualizado Abril 2020

 

También te puede interesar…

Qué comer en el camino de Santiago

Qué comer en el camino de Santiago

Si estás pensando en hacer el Camino de Santiago, ¡adelante! Desde mi experiencia (Sarai Alonso, nutricionista y peregrina) te lo recomiendo al cien...

Cenas para perder peso

Cenas para perder peso

Seguramente te hayan recomendado: “cena ligero, o no cenes, y así perderás peso”. Es una idea muy extendida y se pone en práctica pero, ¿es...

Comer sano estando de viaje

Comer sano estando de viaje

¿Te has detenido a pensar cómo cambia tu alimentación cuando te vas de viaje? Con este artículo queremos que seas consciente de ello y además...

0 comentarios

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¿En qué podemos ayudarte?
Escríbenos y resolveremos tus dudas lo antes posible...